Biometría de reconocimiento de las venas de los dedos

7-09-2021

La impresionante transformación digital que tuvo lugar en 2020 ha llevado a la rápida adopción de tecnología en una amplia gama de funciones, desde transacciones bancarias hasta compras de supermercado. Por desgracia, la adopción de servicios digitales inteligentes ha supuesto nuevos retos en cuanto al aumento del fraude y las amenazas de ciberseguridad.

Aunque la identificación biométrica es útil para verificar la identidad de una manera segura, presenta su propio conjunto de ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, aunque es difícil, los estafadores pueden falsificar la imagen de una huella dactilar y engañar al sistema.

Esto ha dado lugar a un amplio estudio de técnicas de verificación de la identidad seguras, como la autenticación multifactorial y la tecnología de reconocimiento biométrico del comportamiento, entre otras. Una de estas nuevas tecnologías de vanguardia que están en fase de desarrollo es la autenticación de las venas de los dedos. Se dice que es más segura que la identificación de huellas dactilares, ya que no se puede copiar.

¿Qué es el reconocimiento de las venas de los dedos?

La biometría de las venas de los dedos, también conocida como emparejamiento venoso o tecnología vascular, es una técnica de autenticación biométrica que analiza los patrones de los vasos sanguíneos visibles desde la superficie de la piel de los dedos. Esta técnica se basa en la captura de imágenes de las venas de las manos mediante una luz brillante casi infrarroja sobre los dedos. Esto hace que sea prácticamente imposible falsificarla. Además, la circulación sanguínea en las venas durante la identificación garantiza que la persona está viva y es real, y no es un estafador.

Finger Vein Matching

¿Cómo funciona la tecnología de la biometría de las venas de los dedos?

La biometría de reconocimiento de las venas de los dedos se basa en las imágenes de las venas por dentro de la piel de las manos que son únicas para cada persona. Para capturar el patrón se utilizan un terminal examinador que contiene una luz led (diodo emisor de luz) casi infrarroja y una cámara CCD (dispositivo de carga acoplada) monocromática. La hemoglobina en la sangre absorbe la luz, lo que provoca que las venas aparezcan como patrones de líneas. La cámara registra la imagen y los datos sin procesar se digitalizan y se envían a una base de datos de imágenes similares.

Para proceder con la autenticación, se escanea el dedo con una cámara especial, igual que antes, y se verifican los datos con la base de datos de las imágenes registradas. El proceso completo no lleva más de dos segundos. Estos sistemas de cámara casi infrarroja también se pueden incorporar a teléfonos móviles, para posibilitar una identificación segura y generalizada.

Puesto que se basa en los patrones de las venas debajo de la superficie de la piel, se dice que es más exacto que una huella dactilar, con la que ya se han dado casos de falsificaciones. Además, como se trata de las venas, este proceso de autenticación sirve como prueba de que la persona cuya identidad se está verificando es una persona viva.

¿Cómo se utiliza actualmente la tecnología de la biometría de las venas de los dedos?

Hoy en día, esta tecnología se está utilizando o desarrollando para una amplia variedad de aplicaciones, incluida la autenticación de tarjetas de crédito, seguimiento del personal en cuanto a asistencia y horas, autenticación de redes, seguridad en puntos terminales, seguridad automobilística y en cajeros automáticos.

De hecho, Egipto ya ha integrado el reconocimiento de venas de los dedos en su programa de identificación nacional. Esta iniciativa es pionera en gobiernos de todo el mundo. El país encabeza la tecnología de autenticación y los resultados del programa sentarán las bases para su adopción en otros países.

Cómo eliminará el reconocimiento de venas de los dedos el sesgo biométrico

El reconocimiento facial de la biometría basada en inteligencia artificial cada vez provoca más titulares como resultado de su sesgo demográfico codificado accidental, sobre todo cuando se usa en la aplicación de la ley. No obstante, el impacto negativo del sesgo biométrico trasciende a los usos cotidianos. Por ejemplo, se puede producir un falso negativo en una autenticación durante una transacción en un cajero automático, o un falso positivo durante una transacción bancaria online, lo que abre la puerta a actividades fraudulentas.

La biometría de las venas de los dedos evita completamente el problema del sesgo biométrico. Esto ocurre porque el sesgo biométrico está causado por un malentendido algorítmico cuando recibe la tarea de reconocer automáticamente a las personas según sus características biológicas o conductuales. Sin embargo, el problema se elimina, o al menos se minimiza, si las características físicas no intervienen en absoluto y, en su lugar, la autenticación depende de los procesos internos del organismo. La biometría de las venas de los dedos, que depende de una base de datos de patrones de venas, elude el sesgo biométrico sistémico.

Descubre más acerca del sesgo biométrico en el whitepaper del CTO de Mitek, Steve Ritter, Biometría, imparcialidad e inclusión.                                                 

Limitaciones de la biometría de las venas de los dedos

A pesar de todos los efectos positivos de la autenticación biométrica de las venas, esta tecnología no está exenta de problemas. Por ejemplo, los patrones de las venas de los dedos varían conforme crecemos. Estos patrones solo son regulares entre los 20 y los 50 años, lo que significa que las personas más jóvenes y las mayores deben actualizar los registros de sus venas cada pocos años.

Además, la eficiencia del reconocimiento de los dedos se ve afectada por los cambios ambientales. Por ejemplo, las temperaturas bajas aumentan la viscosidad sanguínea, lo que significa que las venas de los dedos se contraen y producen patrones de imágenes pobres. En el caso de las temperaturas elevadas, ocurre lo contrario y las venas se expanden. Esta fluctuación podría provocar muchos falsos negativos durante la identificación en condiciones climáticas extremas. Entre otros desafíos se incluye la adopción de clientes (porque la tecnología es nueva y prácticamente desconocida) y la escalabilidad.

En conjunto, el reconocimiento de venas de los dedos es una tecnología nueva y prometedora con el potencial de complementar, o incluso sustituir, la biometría de identificación con huellas dactilares en el futuro, al tratarse de una opción más segura. También tiene el potencial de eliminar el sesgo de las técnicas de identificación biométrica, lo que llevaría a sistemas de verificación digital más seguros, diversos e inclusivos en todo el mundo.